ABC Homeopatía +++
Si te ha sido útil ABC Homeopatía quizás quieras hacer una donación:

Si te gusta, comparte

Norma Esther Pereyra1 Lactancia y homeopatía Mastitis

Dra. Norma Esther Pereyra.

lactancia materna2.pg 1 300x224 Lactancia y homeopatía Mastitis

La homeopatía resulta muy útil para la mastitis durante la lactancia.

LACTANCIA Y HOMEOPATÍA, por la Dra. Norma Esther Pereyra.

Mastitis

Extraído del artículo Lactancia y Homeopatía, de la Dra. Norma Esther Pereyra, autora de la web Verdadera Homeopatía Unicista.

Pincha aquí para acceder al texto completo.

♦  MASTITIS

Las mastitis o abscesos mamarios son colecciones purulentas que se forman en el tejido glandular o en el tejido celular periglandular. Puede haber abscesos del pezón y de la areola: por lo general curan pronto, ya sea por reabsorción o por incisión quirúrgica. Los abscesos subcutáneos: son consecutivos a una infección superficial no convenientemente tratada, que invade el tejido celular formando pus, y que generalmente se limita a una zona mamaria. Los abscesos glandulares: en general la colección purulenta invade uno o varios lóbulos de la glándula. Hay una marcada tumefacción, tensa, caliente, roja, dolorosa, con edema inflamatorio de la piel. En estos casos la temperatura corporal puede llegar a 38º – 39º.

Debe ser tratada lo más pronto posible, a fin de que la mamá pueda seguir amamantando a su bebé en forma natural. Es importante saber que con estos remedios podemos evitar administrar antibióticos.

En los casos de mastitis debe evitarse la retención de la leche en los pechos. La misma será extraída con sacaleche, descartada, para luego de pasado el proceso poder volver a amamantar.

ARSÉNICUM ALBUM: indicado cuando la piel que cubre el absceso se pone de color azulado, amenazando gangrenarse. Las partes enfermas arden como fuego, mejorando con el calor y las aplicaciones calientes. La paciente puede tener mucha inquietud física y mental.

BELLADONA: los dolores son punzantes, el seno está pesado, rojizo, erisipelatoso, con vetas rojas que parten del pezón, y fiebre alta. No tolera el menor movimiento ni ser tocada. Puede haber congestión en la cabeza, jaquecas punzantes, y la cara está roja.

BRYONIA: indicada cuando el absceso está duro como piedra, pálido, pero caliente, el seno se siente pesado. Mejora por el calor, y por una venda apretada con moderación. Alivia las molestias ocasionadas por la ingurgitación de la leche. La mujer presenta los labios secos, mucha sed y constipación.

CALCÁREA SULPHÚRICA: indicada cuando el absceso se abrió y tarda en cicatrizar, con pus amarillento, espeso y con grumos.

HEPAR SULPHUR: indicado cuando el absceso está a punto de formarse o ya está formado. El pus a veces está mezclado con sangre y tiene olor a queso rancio. Cuando está a punto de formarse se administra en potencia alta en una única dosis; cuando el pus ya está formado se da a una potencia baja y a dosis repetidas. Este remedio actúa mejor en pacientes que tienen hiperestesia al dolor, al tacto y al aire frío.

LAC CANINUM: senos rojizos, hinchados, calientes, muy sensibles al movimiento o al tacto. A veces hay dolor con la simple inspiración.

LACHESIS: cuando el absceso ya se abrió y está supurando, la piel está azulada o púrpura, y hay una notable hipersensibilidad al tacto. Los abscesos de LACHESIS son muy dolorosos (no tolera el menor contacto).

MERCURIUS SOLUBILIS: abscesos que tardan en supurar. Las potencias bajas apresuran la supuración, las potencias altas drenan el pus. La paciente tiene sudores abundantes durante el día y la noche que no alivian. Agravan de noche y por el calor de la cama.

MYRÍSTICA SEBIFERA: llamado por algunos “el bisturí homeopático”: apresura la supuración y hace que los abscesos se abran.

PHYTOLACA: para la inflamación de la mastitis, con secreción de pus, pero indicado después que han cedido los síntomas agudos. Los pechos están duros, calientes, dolorosos, empastados. Cuando el niño mama, ocasiona un dolor que se extiende a todo el cuerpo. Si el absceso ha llegado a la supuración con bocas fistulosas grandes o úlceras de mal aspecto que secretan un pus acuoso y fétido, este remedio es el indicado.

SILICEA: junto con HEPAR SULPHUR es uno de los principales remedios de todos los abscesos: resuelve la excesiva supuración y resuelve las induraciones que quedan después.

Extracto del Artículo Lactancia y Homeopatia de la Dra. Norma Esther Pereyra, publicado en la web que ella misma dirige y gestiona Verdadera Homeopatía Unicista, especializada en Homeopatía, Obstectricia y Ginecología.
 
La Doctora Norma Esther Pereyra es Médica y Obstétrica egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Ha trabajado como Médica Obstetra en el Hospital Municipal Materno Infantil de San Isidro desde 1972 hasta 2006.  Y como Jefe de Guardia en el mismo Hospital desde 1986 hasta 2006. Ha concurrido a Cursos, Congresos, Teleconferencias, Jornadas, Simposios, en el país y en el extranjero, relacionados con Obstetricia, Ginecología, Infecciones de Transmisión Sexual, Homeopatía. Desde 1990 es Médica Homeópata egregada de la Asociación Médica Homeopática Argentina (AMHA) y Ayudante de Cátedra de la AMHA Actualemente realiza Actividad Docente para alumnos de la Cruz Roja, para la Escuela Superior de Enfermería Universitaria, para alumnos de la Facultad de Medicina, en la AMHA, en las especialidades que le competen. Ha disertado  y presentado numerosos trabajos médicos sobre temas de Obstetricia, de Infecciones de Transmisión Sexual, de Homeopatía, en Congresos, Simposios, en su país, Argentina, y en el extranjero.

Custom Search

Leave a Reply

Desde dónde nos ven